febrero 28, 2010

YO SOLO QUERÍA






Fotos realizadas por © Cassandra Ángel (yo misma) en el Centro de Historia de Zaragoza.



Se cuenta una pequeña, cotidiana historia. No se habla de desamor, ni de falta de deseo. No ha decaído el amor. Simplemente yo hoy no quiero una cosa y tú has entendido otra.

No nos gusta equivocarnos, y eso nos hace pensar, asumir la equivocación, no es sencillo. Resulta más fácil idealizar, imaginar... es en ese punto de tránsito, de imaginar lo ideal, es en ese barullo emocional, transitorio, donde nacen estas imágenes: donde lo deseado, lo imaginado y lo amado se entremezclan.

Lo "ideal" no existe, no por ello cesamos de buscarlo, la irritación momentánea da paso a un sentimiento de culpa, que no busca la redención, que busca el apaciguamiento entre el ahora y el despertar, no hay culpables en este cuento. No se buscan, no se precisan.

El tránsito que planteamos habla de deseos, de sueños. Nuestro tránsito discurre en una cama, un hombre, una mujer. Él tiene unos deseos, unos sueños, ella otros. A veces convergen estos deseos, estos sueños, otras no.

Es en ese converger de donde parte nuestro tránsito. Los sueños, las imágenes surgen, van de un lugar a otro, transitan.

Una cama, unas imágenes (sueños), dos personajes.

Una ventana, esa visión del exterior.

Exterior - Interior. La vida discurre en ese transitar, de deseos, sueños, frustraciones, alegrías...







LUIS MERCHÁN

febrero 14, 2010

♥ ♥ ♥







Tras días de estudio en el laboratorio de mi cama he conseguido elaborar un listado de motivos
que demuestran lo que ya dije aquel primer día, a través del espejo empañado:

"Tu piel y mi piel son compatibles"

Espero que compartas cada uno de los siguientes puntos, o los transformes en comas,
o me comas y punto:

1. El lóbulo de cualquiera de mis orejas encaja a la perfección, sin holgura, en tu ombligo.

2. Mi cuello y tu cuello, al unirse, simulan el mecanismo de dos ruedas dentadas, atascadas, soldadas por una sustancia que el análisis de mi lengua identificó como "aleación de salitre y óxido curioso".

3. Cada vez que te abrazo fuerte, tus órganos internos se coordinan con los míos, lo cual demuestra la alineación perfecta de todos y cada uno de nuestros poros. Por culpa de esta extraña "Ley de los Poros Comunicantes", siempre que te abrazo me duele tu apéndice y a ti te suenan mis tripas.

4. Tus uñas, al rozar mi espalda, se convierten en pétalos de rosas sin espinas que se clavan en mi espina dorsal. Y sangro cutículas.

5. Tu labio inferior es idéntico a mi labio superior; y viceversa. Cada vez que nos besamos el tiempo retrocede.

6. Ayer la policía científica nos desmanteló la cama. Me esposaron y me llevaron a comisaría. Laboratorio clandestino, según dicen. Al tomarme las huellas salió en pantalla tu ficha policial. Tranquila, estás limpia.


DERMATUYO (Daniel Díaz)












FELIZ SAN VALENTIN  ♥  ♥  ♥